Proyecto luna de acompañamiento
y apoyo emocional a la mujer
y a la familia durante el embarazo,
posparto y primera crianza

La buena maternidad


Queremos compartir con vosotras esta reflexión sobre la maternidad. Esta escrita por Nancy McBrine Sheenan (y la podeis encontrar en el libro "Cuerpo de Mujer, Sabiduria de Mujer: Una guia para la salud fisica y emocional" de Christiane Northrup).

Esta reflexión de Nancy McBrine ha sido una fuente de inspiración importante para nuestro proyecto luna.

Aquí va:

Al cuidar de mi como madre
en una sociedad obsesionada por la mejor crianza de los hijos,
voy descubriendo la necesidad de engranar
lo que es mejor para mis hijos
con lo que es necesario para ser una madre bien equilibrada;
voy comprendiendo que ese dar incesante
se traduce en una entrega total,
y cuando una se entrega del todo a sí misma,
no es una madre sana, ni es un yo sano.

Así pues, estoy aprendiendo a ser primero mujer y luego madre;
estoy aprendiendo a experimentar mis emociones,
sin quitar a mis hijos la necesidad de sentir también las suyas;
estoy aprendiendo que un hijo sano
va a tener sus propias emociones y características,
que son solo suyas y muy diferentes a las mías;
estoy comprendiendo la importancia
de la comunicación sincera de los sentimientos,
porque la simulación no engaña a los hijos;
ellos conocen a su madre mejor de lo que ella se conoce a si misma.

Estoy aprendiendo que nadie supera su pasado si no lo confronta;
que si no lo hace, sus hijos van a asimilar exactamente
aquello que ella está tratando de superar;
estoy comprendiendo que las palabras de sabiduría
caen en oídos sordos si mis actos las contradicen;
los hijos tienden más a imitar que a escuchar.

Estoy aprendiendo que en la vida ha de haber
tanta tristeza y dolor como felicidad y placer,
y que permitirnos sentir todo lo que nos ofrece la vida
es una indicación de plenitud y realización;
y estoy aprendiendo que la realización
no se consigue entregándose totalmente
sino dándose a una misma y dando a los demás.

Estoy aprendiendo que la mejor manera de enseñar a mis hijos
a vivir una vida plena no es sacrificando mi vida,
si no viviendo yo una vida plena;
quiero enseñar a mis hijos que tengo mucho que aprender,
porque estoy aprendiendo que soltarlos
es la mejor manera de no perderlos.

Meditación sobre “la buena maternidad” de Nancy McBrine Sheenan

2 comentarios:

Charo

26 de enero de 2008, 20:13

Este comentario es de prueba. Qué bonito ha quedado !!

elizabet

27 de marzo de 2009, 19:39

Mi experiencia en la maternidad, comenzó de niña, sí como niña!, desde mi infancia supe que que quería llegar a ser madre, es más me comportaba como tal con mis hermanos pequeños (soy la mayor de 4 ;O)). Sinceramente creo que lo primero es darnos cuenta de algo: "todos somos hijos", pero no todos llegamos a ser padres, en mi caso si que he llegado a ser madre de dos polluelos de ya 9 y 3 años, Manuel y Violeta, ambos me llevaron de cabeza a crear MAVIOLA una asociacion de HIJOS y padres, y pongo a los hijos los primeros porque son ellos el motor de la vida de un padre-madre, madre-padre, en esta asociación impartimos talleres que llevan el transfondo del "maternaje"que diría Laura gutman, palabreja que aún no ha recogido nuestro diccionario de la Real academia española, pero que aglutina lo que en MAVIOLA queremos transmitir, los talleres son de yoga, empezamos el ciclo con las embarazadas, continuamos con el "tandem" mama-bebe y así seguimos con el yoga en familia con los papas-niño y los niños solos, porque ellos cuando empiezan a sentir su propia autonomía reclaman, actividades en solitario y el yoga infantil es la excusa perfecta... Pero todo empieza en el embarazo, etapa importantisima, reveladora y re"beladora (con b de rebeldía ;O), todo es un gran círculo redondo perfecto, que debemos cuidar, los padres-madres, tenemos la responsabilidad de hacerlo, y no todos lo hacemos, quiero pensar porque no sabemos y todos hacemos desde donde sabemos, no quiero pensar que sea porque no queremos... los hijos por su cuenta van dando pistas a sus progenitores y cuidadores y profesores, de lo que se les "mueve" por dentro y ven por fuera, y los padres-madres, nos vamos asustamos de que sean hiperactivos, de que sean sedentarios, de que no sean los números 1 en esta sociedad competitiva... La realidad es que los niños y los padres son un "tadem" que debemos cuidar y proteger con herramientas útiles y valiosas que nos permitan "darnos cuenta", yo desde niña veía cosas en mis padres que me descolocaban, crecí y seguí viéndolas, no les culpo, no les responsabilizo, lo hice pero ya no, me di cuenta de que todo era un entrenamiento de vida que me hizo más fuerte, pero el yoga y libros como los de laura me han ido despejando dudas, me han permitido poner el puzzle en su sitio, faltaban piezas, faltaba comprensión y faltaba sobre todo "DARME CUENTA!", la ventaja que veo en los tiempos de hoy en día, es que tenemos muchas herramientas a usar para mejorar en ese maternaje-paternaje con los hijos, y que si no las usamos no podremos responder con habilidad a nuestra función de padres con hijos, no seremos responsables de nada, sólo seremos más de lo mismo, con la diferencia de que los niños de hoy en día vienen ya con más para ofrecer y también tienen más que cosas de las que defenderse que los niños de otras épocas, porque los estímulos son muchos más... Tenemos que respetar a etapa infantil y a los niños, todavía es una asignatura "pendiente del pendiente", ocuparnos de necesidades básicas como hacer un masaje a nuestro pequeño, aunque tenga ya 10 años, debería ser una de las ocupaciones diarias de los padres... Creo que poco a poco se acabará por comprender porque cada vez se ven más niños con enfermedades de adultos, y adultos con dolencias del alma...

liz dávila ("lavidá" sólo se da cuando aprender a Ser feLIZ ;O)

http://yogaliz.blogspot.com/

Blogger Templates by Blog Forum